Alerta sanitaria Naranja

sobre brote de fascismo

Lic. Ricardo Baquero

 

Se ha decretado el Alerta Naranja en la Región por el brote de fascismo y se recomienda a la población extremar las medidas de prevención y/o tratamiento.

El fascismo es una enfermedad para la que no se cuenta con vacunas efectivas, aún habiéndola adquirido en la infancia o en la historia de los pacientes de modo transitorio, puede manifestarse en otros períodos de la vida, con la particularidad de no generar anticuerpos en el propio organismo pero sí, en ocasiones, en la población cercana o afectada por el enfermo. Su origen no es aún suficientemente conocido y puede ser clasificada entre las enfermedades “hetero-inmunes” cuyo rasgo común es que el sistema psico-físico del enfermo agrede en forma reiterada, paroxística e irracional a sistemas psico-físicos que el sistema del enfermo reconoce patológicamente como extraños y peligrosos.

Es bueno saber

El fascismo puede manifestarse en una numerosa variedad de modos y formas y no es fácilmente detectable. En muchas ocasiones no manifiesta síntomas evidentes para el enfermo o aparecen enmascarados, tanto para el enfermo como para terceros.

Es importante advertir y recordar que está demostrado que toda persona puede contraer fascismo, cualquiera sea su edad, etnia, género, creencia religiosa -aún en casos de agnosticismo-, filiación política -aún en ciertos casos de izquierdismo-, profesión, posición social e incluso en personas desinteresadas por todo lo enumerado (casos de síndrome de falso apolitismo, asexualidad, o filantropismo periférico de origen difuso). Ha sido errónea y comúnmente asociada al enanismo

Muchos enfermos poseen antecedentes de consumo excesivo de información maliciosa de curso legal, tanto por vía auditiva como visual, sedentarismo asociado a visión compulsiva de pantallas, o puede tratarse de enfermedades frecuentes en ciertas profesiones

Algunos síntomas referidos en diversas áreas

Trastornos alimentarios: insensibilidad por el déficit alimentario ajeno -se han reportado con mayor frecuencia en sujetos de ascendencia europea incluso, en casos graves, ante desnutrición infantil endémica

Trastornos de la visión: síndrome de falsa visión nítida; vista desviada y en, ciertos casos, alucinaciones; irritabilidad ante la luz, la evidencia y la diferencia de aspecto psico-físico -síndrome de irritabilidad ante cuerpos asimétricos, alter-cromáticos o de identificación difusa o de imprevisibilidad conductual manifiesta; ceguera selectiva -imposibilidad de percibir anomalías del hemicampo derecho

Trastornos en la motricidad: paroxismos, estereotipias y descargas motrices agresivas -asociada al síndrome de irritabilidad ante la diferencia-, parálisis paradojal -asociada al síndrome de Trump, de indiferencia al sufrimiento ajeno; tendencia a procurar activamente el sufrimiento ajeno -asociada al síndrome de Bolsonaro, – misoginia, xenofobia, homofobia y tormentofilia.

Trastornos cognitivos: lucidez paradojal intermitente, ingenuidad paradojal intermitente, trastornos selectivos de la memoria, fabulaciones, mitomanía, ocasionalmente tendencia al lapsus linguae sincericida.

Trastornos de la personalidad: hipocondría -creencia de padecimiento de enfermedad ante sensibilildad y/o empatía a la diferencia; agarofobias de otros diversos; tendencias psicopáticas a la manipulación -síndrome de control endogámico y síndrome de manipulación masiva con o sin adicción a las tecnologías –síndrome de Durán Barba-; celotipias; pensamientos eugenésicos.

Tratamiento

Se desconocen tratamientos efectivos o infalibles. Algunas experiencias muestran afortunadas mutaciones en la sensibilidad – sin descartar casos de simulación o enmascaramiento de síntomas -como el síndrome de Carrió.

Si bien se han demostrado los beneficios indudables en la prevención y tratamiento en el suministro de programas educativos, culturales y comunitarios, también se ha encontrado en ellos, agentes de transmisión patógena –síndrome reactivo a la ESI, amnesia voluntaria de genocidios –síndrome de Roca-Bullrrich, irritabilidad a sistemas psico-fisicos jóvenes; síndrome de insensibilidad progresiva a prácticas crueles o invasivas. Se han reportado casos de trastornos obsesivos compulsivos -síndrome de sospecha crónica sobre las capacidades cerebrales de terceros, tendencia a la medición obsesiva y producción de fabulaciones o falacias comparativas –síndrome de Pisa-Singapur

Cuando el estado de la enfermedad se torna crónico, se recomiendan cuidados paliativos ante agresiones paloactivas del enfermo. Las terapias de autoayuda han mostrado pobres resultados.

Pueden obtenerse ciertos alivios transitorios con dosis controladas de ironía y el ejercicio autoinmune de referir al fascismo a la manera fascista, como si se tratara de una patología.

Ha habido reportes esperanzadores de mejoras transitorias con tratamientos en base a cortico-estudiantes e inmunorepresores así como terapias democrático-alternativas de amplio espectro.

Ante la mínima duda consulte a su memoria solidaria y al amigue o compañere más cercane.

 

¡LAS AUTORIDADES SANITARIAS RECUERDAN QUE EL FASCISMO ES UNA DE LAS POCAS ENFERMEDADES PARA LAS QUE ESTÁ TOTALMENTE CONTRAINDICADO LAVARSE LAS MANOS!