ESI… se escribe, se diserta y se comparte.

El tema está en boca de todes.

Mucho se habla de la ESI, por aquí y por allá. Ahora nos identificamos con nuevos modismos semánticos, cambiando una vocal por otra y en algunos casos visualizamos el @ o la x.

Significativamente las feminidades y masculinidades están empoderadas, y no es referencia exclusiva a la mujer o al hombre biológicos. Las calles y las escuelas, las reuniones de pañuelos verdes, las publicaciones, los debates…sale todo desde un mismo lugar. Ese es el lugar histórico en el cual hoy actuamos, deconstruyendo para dar de nuevo.

Pensar en la sexualidad hoy, enmarcados en una ley vigente, es pensar desde una mirada integral, esto implica construcciones sociales, culturales, biológicas, genéticas, históricas, políticas y económicas.

Por fin entraron en juego y se hicieron visibles las identidades “prohibidas”, se reconoce entonces que no hay solamente dos maneras de vivir el cuerpo sexuado y esto está profundamente definido por el deseo, algo con lo que intentaron batallar durante toda la historia, pero no pudieron.

Las formas de vivir el cuerpo tiene muchísimas alternativas: heterosexuales, homosexuales, transexuales, bisexuales, hermafroditas o intersexuales y dentro de estas, hetero u homosexuales. Gay, lesbianas, trans, Un algoritmo llegando a su solución final.

Lo biológico y lo social, las historias deben amigarse

En un infinito peregrinar de escuchas y charlas, los flyers y publicaciones rezan en todas partes un sin cesar de problemáticas de género, leyes que nos acompañan y discusiones sobre feminismo y muerte al macho.

Vayamos por partes…

 “La ley (Nacional de Educación Sexual Integral, N° 26.150) finalmente se votó en 2006 y los lineamientos curriculares, los contenidos, en 2008; y la documentación y todos los materiales que se fueron produciendo a partir de ahí, fueron intentando desplegar lo que está en la ley, que es el concepto de sexualidad desde una perspectiva integral. Esta perspectiva implica pensar que hay, efectivamente, una dimensión biológica, pero también hay una dimensión histórica y cultural, una dimensión ética, que tiene que ver con los valores, una dimensión emocional, psicológica, que todas esas dimensiones configuran la sexualidad. Y la educación sexual se tiene que hacer cargo de todas esas dimensiones, y por lo tanto no tiene que ser biología solamente.”[1]

Tampoco tiene que ser social y cultural nada más. Creo que es en este punto donde Graciela Morgade en todas sus publicaciones, es muy clara. No obstante, estamos llegando a distribuir ideas fragmentadas de conceptualizaciones y nos estamos quedando en el debate sobre género y deseo.

Cuando hablamos de lo integral de la sexualidad, nos referimos a la multidimensionalidad a la hora de trabajar como docentes la temática. Concepciones fundamentales y pilares de conocer el estructura y funcionamiento de los sistemas hembra/macho se están dejando de lado. Conocer nuestros cuerpos y el de los otros desde muy pequeños, nos lleva a la curiosidad, a la exploración, al placer y a discernir desde que lugar tomo decisiones, frente al maravilloso espectáculo latente del cual la naturaleza nos ha dotado: Me puedo enfermar? Claro!!!! Me puedo cuidar? Por supuesto. Autoconocimiento va de la mano con toma de decisiones. Llamemos al pene y a la vagina por sus respectivos nombres.

Es muy común encontrarse con discursos adolescentes y adultos dudosos y en muchos casos con grandes baches de construcciones significativas, a la hora de decir mis órganos son estos y así funcionan. En la formación docente tampoco pueden estar ausentes estos conocimientos que son básicos y poco complicados a la hora de su abordaje, aunque parecen generar temores. No alcanza a la integralidad y a la rigurosidad científica hacer un tratamiento de los temas, desde lo social. Abriendo debates sobre derechos donde se imprimen posicionamientos de recorridos personales. El riesgo es, seguramente con la mejor intención, nutrir encuentros de catarsis emocional.

Un cuerpo es eso, un cuerpo. Biológica y genéticamente hablando, una individualidad que comienza a conectarse con otras. Un cuerpo con una construcción social de innegable diseño biológico. La forma de vivir el deseo tiene muchas alternativas.

EL DERECHO A CONOCERNOS

Durante más de una década, se plantearon posiciones antagónicas entre las concepciones biologicista (con aspectos reduccionales de la temática) y como las personas vivimos el deseo (construcción de la sexualidad). Pero en realidad, no existe tal controversia, la mirada es de un todo completándose con otros todos.

La concepción que han llamado biologicista, con fuertes críticas por parte de las Ciencias sociales, debió pasar a ser integrada al discurso actual de la ESI con mayor firmeza, tenemos el derecho a conocernos y a explorarnos. Sin embargo, se desestima bastante este criterio y mucho más en la formación docente en general.

Lineamientos curriculares para la ESI en mayo del 2008 mediante la resolución N°45, emanada por votación del Consejo Federal de Educación, establecen claramente los siguientes propósitos formativos:

“Propiciar el conocimiento del cuerpo, brindando información básica sobre la dimensión anatómica y fisiológica de la sexualidad pertinente para cada edad y grupo escolar.”

“Promover hábitos del cuidado del cuerpo y promoción de la salud en general y la salud sexual en particular, de acuerdo con la franja etaria de los estudiantes”

Hay derecho a una información que no está abordándose correctamente o está muy fragmentada. Se pensó que era sólo información y se desestimó por completo un trabajo integral realizado desde intensos y comprometidos recorridos. Las ciencias sociales en soledad, tampoco pueden hacer abordajes significativos sobre la construcción de la sexualidad.

Es absolutamente necesario trabajar sobre esta mirada de integralidad, en la cual lo social y lo biológico, se mancomunen.

PREGUNTAS QUE SURGEN EN SOLEDAD Y EN COLECTIVOS

¡¡¡¡Esto no es sólo “información”!!!!!

…Desde qué lugar decide un adolescente si toma o no anticonceptivos orales, usa preservativos y como se los coloca? Dónde los llevan, en un bolsillo, en las carteras, en las mochilas, en las zapatillas?, qué necesitan controlar de los mismos? Qué música escucho, disfruto, deshecho? Lo mejor o lo peor…

…Por qué es bueno mirarme con un espejo los genitales? La ley me permite consultas médicas…sobre qué consulto? Qué pregunto? Qué son los ciclos biológicos? Qué antecedentes familiares tengo? Qué puede definir la genética en el funcionamiento de mi organismo? Puede un médico recetarme un anticonceptivo o recomendarme una vasectomía? Soy yo como sujeto de derecho quien decido!!!

…Qué forma tiene mi útero? Por qué se erecta el pene? Cuales son los estímulos visuales, táctiles, o auditivos que nutren el placer? Qué tienen que ver las emociones y mi sistema nervioso?

…Cómo entiendo mi ciclo biológico femenino o mi producción de espermatozoides? Para qué lo tengo que entender? Qué herramientas alimentan estos conocimientos? Qué reprimo? Qué es reprimir? Qué desconozco? Tengo derechos absolutos sobre mi cuerpo!!

…Qué es un orgasmo?  Hay poesía sobre el orgasmo? La historia del orgasmo y su biología. El derecho al orgasmo!!!!

“Lineamientos curriculares para la Educación Sexual Integral

– Ciencias Sociales: trabaja la importancia del campo de la vida cotidiana para reflexionar sobre las relaciones jerárquicas de género, partiendo de la sociedad colonial, a fin de conocer y comprender cómo lo cotidiano incide en los cambios significativos que se producen a lo largo de la historia.

 – Ciencias Naturales y Educación para la Salud: propone un enfoque integrador de la anatomía, la fisiología y la genética con aspectos sociales, culturales y éticos. Aborda también el cuerpo humano, ampliando el análisis en tanto construcción social e histórica.

 – Lengua y Literatura: aborda diversos textos antropológicos y literarios que introducen y describen el lugar socialmente asignado a la juventud, con la intención de generar análisis críticos de las distintas maneras de vivir esta etapa.”[2]

Hago más que válida esta cita, creo que hay una parte de estos lineamientos que en tantísimo y rico tratamiento de la construcción de la sexualidad y sus cientos de aristas, se está diluyendo.

 

[1] Graciela Morgade. “Toda educación es sexual”. Serie ¿qué hay de nuevo en…? Lcrj ediciones. 2011.

 

[2] Serie Cuadernos de ESI EDUCACIÓN SEXUAL INTEGRAL PARA LA EDUCACIÓN SECUNDARIA Contenidos y propuestas para el aula.