Biología

Es nuestra intención, poner a debate y construir sobre algunos ejes de trabajo fundamentales para la formación docente en el campo de las Ciencias Naturales: la alfabetización científica,  El uso del laboratorio como recurso didáctico y las modelizaciones como herramientas de metacognición. Nada fue creado por nadie, todos aportamos desde algún lugar y la idea es compartir para repensar y volver a andar.

Respecto del primero, hemos leído infinidad de bibliografía referida al tema, epistemológica, encuadrada en los diseños curriculares, autores y compositores de las más variadas extracciones y rincones de bibliotecas. Más o menos conocidos, desconocidos y/o reconocidos.

Dentro de todo este marco nos encontramos además con los  CTSA, que representan un muy buen eje de análisis de la realidad, y un puente que conecta a las Cs. Ns. con la más fina expresión o al menos la más cercano, considerando que la subjetiva realidad que rodea a los seres humanos, está plagada de infinitas posibilidades de análisis y aportes.

Dos párrafos para pensar…

“La relación entre ciencia y tecnología no es lineal: la teoría no siempre precede a la práctica. A veces, la tecnología desarrolla un procedimiento que resulta efectivo y lo pone en práctica aunque los científicos aún no hayan explicado su porqué. En otras ocasiones, los científicos descubren principios de gran importancia práctica, sin que a nadie se le ocurra aplicarlos durante años.” (Ciencia, tecnología, cultura y sociedad. Autor: Pablo Capanna)

“Un fenómeno similar ocurre con la publicidad, que suele presentar a actores de guardapolvo, al pie de una computadora o de una batería de tubos de ensayo, que recomiendan sus productos en nombre de la ciencia médica. Decir que un producto está respaldado por estudios científicos (a menudo inexistentes o fraguados) a menudo basta para persuadir a un público que no está en condiciones de comprobarlo. Es común que se bombardee al consumidor con términos como «actis regularis» «bio-puritas«, o «l.casei defensis«, que si bien, como en el último caso, es el nombre específico de unas bacterias (se trabaja con ellas en un Instituto del CONICET de Tucumán) pueden, en muchos casos, ser muy parecidos a ese famoso Aqua sequana (agua del río Sena) que recetaba el médico imaginado por Molière.” (Ciencia, tecnología, cultura y sociedad. Autor: Pablo Capanna)

Entender que la ciencia, la tecnología, la sociedad y el ambiente establecen en si mismos una relación  inextricable, no es fácil para los niños y adolescentes, que por otro lado en esta actualidad se encuentran alienados por la virtualidad. Sin embargo se apropian fácilmente de ella, habrá que trabajar sobre este tema…capítulo aparte.

Entonces…Cómo debe ser la formación de un docente en este sentido? Qué es lo que un docente debe saber sobre…? Como enriquecer esas miradas en la formación docente que impliquen profundizar concepciones y posicionamientos?

La lógica de la enseñanza indica que para diseñar adecuadamente un programa debemos establecer propósitos, establecer objetivos, seleccionar y organizar contenidos, escoger estrategias de enseñanza, definir recursos, establecer tiempos e instrumentos de evaluación; esto debe efectuarse teniendo en cuenta el currículum nacional, el regional y/o provincial y el proyecto institucional. Ahora bien, este proceso no siempre se desarrolla de esa manera. Muchos docentes prefieren comenzar seleccionando un texto o diseñando actividades y dejan para un momento posterior la explicitación de objetivos, punto de comienzo más adecuado para planificar. Dejemos un poco esa lógica.

Aparecen en las aulas las repeticiones de modelos que se establecen en base a una lógica de preceptos establecidos, casi naturalizados. Con los cuales los docentes cumplimos a la hora de la enseñanza y el aprendizaje, haciéndolo además con ritmos de relojes y calendarios. Cuando quizá deberíamos plantearnos los ritmos diferentes en cada uno.

Si repasamos nuestra  biografía docente…qué es lo que más recordamos? Seguramente aquellas situaciones de enseñanza con algún tinte “atrapante”; docentes cuestionadores que miran a los ojos a los estudiantes y los invitan a cuestionar, que hacen la clase amena con salidas, paseos, laboratorio y anécdotas sobre “El chusmerío de las Ciencias Naturales”, la mejor manera a mi criterio, de entrar en terrenos epistemológicos aunque suene muy poco ortodoxo. Sumo a esto, la utilización de relatos de ciencia ficción, combinaciones entre arte y ciencia y un sin fin de momentos transformados en aprendizajes sólidos como por ejemplo la mirada antropológica sobre el estímulo de los sentidos a la hora de construir aprendizajes. Aquellos que, en todo momento se atrevieron en el marco de la didáctica de las Cs. Ns. a pensar con los estudiantes y diagnosticar, a partir de problemáticas surgidas en el aula, donde vale el que podemos construir a partir de….Representan en nuestra memoria  la frase…”pasó rápido la hora” inolvidable.

Una persona aprende, cuando puede modificar concepciones previas sobre lo que piensa.  Para que estos cambios ocurran no basta con recordar o adquirir conocimientos: resulta indispensable manejarlos, utilizarlos, aplicarlos, elaborarlos, deconstruir y construirlos, permitiendo enfrentarse a sus propias ideas y estableciendo un conflicto y por sobre todo compartiendo. Adquirir en una forma mecánica información no es, desde este punto de vista, aprender. Se aprende cuando se modifica la actitud, la habilidad, la destreza, la capacidad, el hábito, la comprensión, el criterio  personal, el comportamiento y en el mientras tanto, se disfruta!!. Podemos pensar entonces en una concepción sobre el aprendizaje tan dinámico y móvil, que lo defina como permanente, inacabado y lleno de errores, sin perder de vista la contextualización del mismo en la práctica docente.

La planificación de la tarea docente, debe estará enfocada a las necesidades expresas del grupo, siendo la misma de formato abierto, flexible e inacabado, incluyendo entre otras cosas dinámicas de aula taller, prácticas de laboratorio constructivas y contextualizadas, actividades lúdicas, cine debate y ámbitos de intercambio relacionados con la educación permanente, desde donde se pueda interpretar y vivenciar “que enseño, de cuantas maneras lo puedo enseñar y para que lo enseño”.

Nos proponemos en el campo de la didáctica de las Cs. Ns, algunos ejes de debate y construcción…

  • “Perderle el miedo al laboratorio: es parte de la formación docente.
  • “Definir alfabetización científica en la práctica del aula”
  • “Salidas de campo…que mejor que la naturaleza”
  • “La modelización como recurso”

¿Podríamos comenzar a compartir experiencias ?

piza